PanamáVota

biografía     plan de gobierno     estado de la nación  


Juan Carlos Varela

Conoce más sobre el presidente electo
y su plan de gobierno.
 

Alianza el Pueblo Primero
Tu voto es importante

Participar en las elecciones del 4 de mayo tendrá grandes repercusiones para el país. De una forma muy real, tu voto no sólo determinará el próximo presidente, sino que influirá fuertemente en la identidad del país por las próximas décadas.

Es importante conocer a fondo las propuestas de los candidatos y sus puntos de vista sobre los retos más importantes que enfrenta Panamá. Al votar por un candidato, no solo eliges a una persona, sino el marco político para navegar estos retos.

El propósito de este sitio es analizar las propuestas de los candidatos para que puedas tomar una decisión más informada en estas elecciones.

¿Por qué son tan importantes estas elecciones?
Institucionalidad

Panamá atraviesa una debilitación de sus entidades gubernamentales, la más severa crisis institucional desde la época de la dictadura militar. Basta con ver el estado de la Contraloría, la Corte Suprema, la Procuraduría, y la Asamblea Nacional para entender la debilidad de nuestro sistema de gobierno.

Economía

Por primera vez en una década, Panamá vive una desaceleración en su crecimiento económico. La política gubernamental de endeudamiento, utilizada para financiar megaproyectos y la planilla estatal, no será sostenible si la desaceleración continúa.

Sociedad

Lo más probable es que gobierno electo en estas elecciones modificará la Constitución del país, un pedazo de tecnología obsoleta de 1972 y producto de un régimen dictatorial. El próximo gobierno tendrá el poder de dictar las nuevas reglas del juego que enmarcarán tu vida.

Estado de la Nación

Panamá es un país con un alto potencial de desarrollo. El crecimiento económico de la última década, en comparación con el crecimiento de la economía mundial, es evidencia de esto. Varios factores, entre ellos, la entrada de extranjeros y una creciente inversión extranjera, se han alineado para lograr esto. Sin embargo, no todas las tendencias en Panamá son buenas.

El potencial de Panamá se ve frecuentemente frenado por la histórica ineptitud del gobierno y aquellos que lo administran. La ineficiencia del gobierno no es característico solo de Panamá, pero un sistema gubernamental tradicionalmente corrupto y clientelista que impide alcanzar las metas educativas y lograr reformas necesarias para continuar impulsando el desarrollo de nuestra nación.

Para entender la situación de Panamá, vale explicar dos puntos básicos:

Falta de recurso humano de calidad

El gobierno panameño no tiene un problema de financiamiento, sino de recurso humano. Los cientos de miles de funcionarios honestos que buscan contribuir al país luchan constantemente contra una marea de nombramientos políticos y de colaboradores sin la experiencia necesaria.

La corrupción entre los políticos y funcionarios del gobierno es un problema que nos afecta profundamente. El gobierno es el administrador de los bienes y derechos comunes, no una entidad privada, del cual todos somos dueños y de cuya mala gerencia todos los perjudicamos.

Paredes falsas del crecimiento

Existen en Panamá una cantidad substancial de viviendas vacías, especialmente en áreas como Avenida Balboa y Punta Pacífica donde el precio sobrepasa la capacidad monetaria del panameño. Esto refleja una disparidad entre el poder adquisitivo, inclusive de los ciudadanos más adinerados del país y los bienes y servicios disponibles.

Estas residencias permanecen en el mercado a precios exorbitantes en la espera de inversionistas extranjeros. Lo que vale la pena entender es que un alto índice de construcción tiene poco que ver con el desarrollo y la prosperidad del país.

Planilla gubernamental

209,321 funcionarios
$2,350 millones en salario

Población

3.6 millones aproximado
4.1%, tasa de desempleo

Educación

56% de la fuerza laboral no se ha graduado de secundaria

Desarrollo Humano

País 75 de 187 en ranking de desarrollo humano

Producto Interno Bruto

$42,600 millones

Deuda externa

$12,246 millones
Déficit fiscal: 3% (máx: 3.1%)

Ingresos del canal

$2,411 millones (2013)

Canasta básica

$333.42

Inflación

4.1%

Liderazgo

El país es administrado por Ricardo Martinelli, un empresario que hizo su fortuna en el negocio de los supermercados. A su mando existe una planilla de 209,321 funcionarios cuyos salarios ascendieron a 2 mil 350 millones de dólares solo en 2013, un alza de 9.4% en relación al 2012. El vicepresidente de la República es Juan Carlos Varela, hoy candidato a la presidencia.

El Estado se compone de tres poderes, uno que crea las leyes, otro que las ejecuta y otro que decide si fueron ejecutadas de forma correcta. El presidente de la Asamblea Nacional encargado de la redacción de las leyes es el extravagante Sergio “Chello” Gálvez, quien se autodenomina como el “Búfalo Sexual”. A cargo del Órgano Judicial, que interpreta las leyes y juzga su aplicación, está el exfuncionario público Jose Ayú Prado. Tanto Ayú Prado como Gálvez pertenecen al círculo de poder de Ricardo Martinelli y Cambio Democrático, hecho que ha perjudicado de forma sustancial la separación de poderes tan necesaria para evitar esa enfermedad típica de los países tropicales: la tiranía.

Un último personaje relevante es el administrador del Canal de Panamá, Jorge Luis Quijano. Un ingeniero usualmente reservado, Quijano tiene en sus manos la difícil tarea de manejar con independencia la joya comercial del país además de adelantar los trabajos de expansión del Canal, los cuales ya llevan un año de retraso.

Población

No sabemos con exactitud cuantos panameños hay. El último censo de población de la Contraloría General fue criticado por su falta de exactitud y por un desempeño descuidado. Los estimados más confiables dicen que para julio de este año habrá un aproximado de 3.6 millones de habitantes en Panamá.

La población de Panamá es racialmente diversa, pero existen altos niveles de racismo que impiden una integración social y económica. Las poblaciones indígenas están tradicionalmente predispuestas a permanecer dentro de sus comarcas mientras que la población negra es excluida hacia la periferia de la ciudad capital y hacia el norte en la ciudad de Colón.

De esta población de 3.6 millones, la fuerza laboral mayor de 15 años es de 1.74 millones de personas. De estos, un 12% trabajan para el gobierno. La tasa de desempleo en el país es de 4.1%, lo que es conocido usualmente como desempleo estructural. Desempleo estructural es aquel no puede ser eliminado de la economía, no importa que tanto se intente.

Es importante entender que de esta fuerza laboral, un 56% no se ha graduado de la secundaria. Tan solo un 28.4% ha terminado la secundaria y menos de un quinto tiene algún título universitario. Esto impide que una gran parte de la fuerza laboral disfrute del crecimiento económico del país.

Bajo esta administración, Panamá no mide su desempeño educativo y académico contra los estándares de otras naciones por lo cual es difícil determinar en qué estado se encuentra su población estudiantil. En la última medición que hizo Panamá en 2009, el país reflejó índices muy bajos de educación, comparables a aquellos de Azerbaiyán.

A nivel mundial, Panamá ocupa el puesto número 75 de 187 países en cuanto al desarrollo humano de su población y tiene un coeficiente GINI, que mide la desigualdad social, de 51.9. En esta escala, una puntación de 1 significa perfecta equidad social y 100 significa una total disparidad, posicionando a Panamá en la mitad. En comparación, Canadá tiene un coeficiente de 32. En temas de corrupción, Transparencia Internacional nos sitúa en el puesto número 102 de 177 países.

Economía

Panamá disfruta de una economía pujante, cuyo producto interno bruto asciende a alrededor de 42.6 mil millones de dólares. Es contra este número que debemos comparar las siguientes cifras. En términos básicos, el producto interno bruto mide la cantidad de dinero que se mueve en la economía en un determinado año.

La deuda externa, es decir, el dinero que se le debe a agencias de crédito internacionales y a otros países, representa 12 mil 246 millones de dólares. La deuda interna, que se le debe a bancos locales y a residentes en Panamá es de 4 mil 25 millones de dólares.

La canasta básica de alimentos en Panamá cuesta alrededor de 333.42 dólares. Este número no representa el verdadero costo de adquirir los alimentos básicos, ya que este listado de alimentos fue cambiado por la administración de Ricardo Martinelli. Este cambio redujo el costo de la canasta básica como medida, pero no el costo de los mismos alimentos. En los últimos cinco años, el costo de la canasta básica ha aumentado más de un 16%.

El activo principal de Panamá es el Canal y el sector logístico que se ha desarrollado alrededor de éste. El Canal tuvo ingresos anuales de 2 mil 411 millones de dólares durante 2013, de los cuales 981.8 millones fueron a parar al tesoro nacional. El otro activo principal es el sector bancario, cuyo balance anual asciende a 96 mil 830 millones de dólares.

El país tiene un déficit presupuestario, lo que significa que el gobierno de Panamá gasta más de lo que gana y debe cuadrar la diferencia mediante nueva deuda.

La inflación del país, causada en parte por el calentamiento de la economía debido a la alta inversión extranjera y el alto gasto público, es de 4.1%. Esto significa que por cada 100 dólares de ahorro, el panameño pierde 4 dólares con 10 centavos por año.

En 2013, Panamá vendió al extranjero 18.87 mil millones de dólares en productos y servicios y compró 26 mil millones de dólares, lo que significa que Panamá tiene una balanza comercial negativa de 7.74 millones de dólares.